B-Glucano (B-d-Glucan)

¿Que es B-Glucano? 

Glucano (beta-glucano o Beta-d-glucano) es un polisacárido que se encuentra naturalmente en las paredes celulares de cereales, bacterias y hongos. El B-Glucano no solo tiene valor nutricional como fuente de fibra dietética soluble, sino que también ha recibido un gran interés debido a los beneficios para la salud que puede obtener con su consumo.

 

 

 

De todas las fibras, sus beneficios para la salud han sido los más investigados y mejor documentados, y el uso de declaraciones de propiedades saludables con alimentos que contienen β-glucanos ha sido aprobado en varios países, incluidos Canadá, los Estados Unidos de América, Suecia, Finlandia y el Reino Unido [3]. Además, no se han reportado efectos adversos en humanos luego del consumo de una dieta rica en β-glucano, mientras que los beneficios se acumulan con el consumo regular [4].


 


Comida que contiene BETAGlucano

 

 

Los hongos, la avena, la cebada, las algas y las algas son muy ricos en B Glucano.

Alternativamente, el trigo y el centeno también son buenas fuentes.

 

Usos y beneficios

 

El consumo regular de B-Glucano tiene el siguiente efecto en su cuerpo

 

 

1. Mejora los niveles de insulina y azúcar en sangre.

 

Al ralentizar la digestión, el B-Glucano disminuye la liberación de azúcar en el torrente sanguíneo y minimiza la liberación de insulina.

Esto es muy importante porque te ayudará a mantener niveles de energía constantes sin picos ni caídas.

 

2. Reduce los niveles de colesterol malo (LDL) mientras aumenta el nivel de colesterol bueno HDL.

 

B-Glucan forma un gel denso en su tracto digestivo que acumula el colesterol malo a medida que se mueve a través de su sistema digestivo, evitando su absorción y eliminándolo de su cuerpo.

 

El colesterol bueno es el componente básico de la testosterona, lo que significa que necesita colesterol para producir testosterona. Aunque los efectos de la testosterona son más claramente demostrables en los hombres que en las mujeres, son igualmente importantes para ambos sexos.

La testosterona es una hormona con un papel importante en nuestro organismo. Mejora su confianza, deseo sexual, tamaño muscular y fuerza y ​​fortaleza ósea. Por lo tanto, comer suficientes grasas saludables en combinación con una dieta rica en B-Glucano tiene todos los componentes necesarios para lograr una diferencia dramática en la forma en que se siente y se desempeña.

 

3. Hacer que su sistema inmunológico sea poderoso, eficiente, más fuerte y más rápido para enfrentar las amenazas.

 

B-Glucano mejora la capacidad de respuesta y la función de las células inmunitarias, estimulando la inmunidad humoral y celular. Los ensayos en humanos han demostrado que el pretratamiento con B-Glucan protege de las infecciones y acelera la recuperación de diferentes tipos de lesiones.

 

Donde comprar B-Glucano

Compras 

Si está buscando aumentar su ingesta de B-Glucan sin usar suplementos, puede hacerlo simplemente aumentando la absorción de avena, hongos, cebada, algas marinas o algas.

Dado que la avena es la más fácil de hacer, aquí hay una gran lista con 50 deliciosas recetas de avena.

 

Los amantes de los hongos echen un vistazo a estas 10 recetas o consideren mejorar su ritual de café con un sabroso café con infusión de hongos.

Sumplementos


Para aquellos que prefieren los suplementos, aquí hay algunos de los mejor calificados en Amazon:

 

  1. Glucano de élite
  2. Ahora B-Glucano
  3. Punto de transferencia B-Glucano
  4. B-glucano de bienestar INR

 

Análisis en profundidad (ensayos y estudios)

  • Niveles de insulina y azúcar en sangre

 

1.1 Se han observado consistentemente respuestas reducidas de insulina después de la ingestión de β-glucano [16, 17-19]. Se han sugerido varios mecanismos para explicar los efectos reductores de glucosa e insulina del β-glucano. Uno de los mecanismos incluye la capacidad del B-Glucano para formar soluciones viscosas. El vaciamiento gástrico retardado se produce con un aumento de la viscosidad digestiva [20-22], lo que ralentiza la digestión y la absorción posteriores [23]. En conclusión, debido a su viscosidad y fermentabilidad, el β-glucano juega un importante papel protector contra la resistencia a la insulina.

 

1.2 Un estudio realizado en ratones encontró que los efectos del consumo crónico de quitina-glucano de origen fúngico mejoraron las alteraciones metabólicas del huésped inducidas por una dieta alta en grasas en ratones [13]. (La quitina-glucano es un polisacárido que se encuentra en las paredes celulares de los hongos). En este estudio en particular, la quitina-glucano redujo el aumento de peso corporal inducido por la dieta alta en grasas, el desarrollo de masa grasa y la intolerancia a la glucosa independientemente de la ingesta calórica. Estos efectos beneficiosos se atribuyeron principalmente a la restauración de la composición y / o actividad de las bacterias intestinales.

 


Colesterol 


2.1 B-Glucan tiene una capacidad fascinante para reducir los niveles de colesterol malo (LDL) mientras aumenta el nivel de colesterol bueno HDL. [2, 14, 24].

 

El colesterol HDL (lipoproteínas de alta densidad) se conoce como colesterol "bueno". El HDL elimina el colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad) "malo" de la sangre y evita que se acumule en las arterias. (El colesterol LDL se conoce como colesterol malo porque conduce al desarrollo y la acumulación de placa en las paredes de las arterias, lo que aumenta las posibilidades de contraer una enfermedad cardiovascular). [1]

 

2.2 La alimentación de ratas con un biopolímero (el B-Glucano es un biopolímero) aislado de un cultivo micelial sumergido de hongo melena de león a una dosis de 200 mg / kg de peso corporal redujo significativamente de manera dependiente la concentración el colesterol total plasmático (32,9%), malo de baja densidad colesterol de lipoproteínas (LDL) (45,4%), nivel de triglicéridos (34,3%) e índice aterogénico (58,7%) y aumento del nivel de colesterol bueno de lipoproteínas de alta densidad (HDL) en plasma (31,1%) en comparación con la dieta de control. [ 15]

 

2.3 La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos y Health Canada han aceptado 3 g como una ingesta diaria eficaz de β-glucano de avena para reducir el colesterol LDL en suero [5, 25]

 

Sistema inmune


 

3.1 Múltiples estudios han demostrado la capacidad del B-Glucano para proteger a los humanos de infecciones y la capacidad para acelerar la recuperación de diferentes tipos de lesiones. El mecanismo detrás de este proceso radica en la capacidad del B-Glucano para mejorar la capacidad 

de respuesta y la función de las células inmunitarias, estimulando la inmunidad tanto humoral como celular [6].

 

3.2 Los estudios in vivo (estudios en organismos vivos) sobre las respuestas a infecciones por patógenos en animales han observado un aumento del aclaramiento microbiano y una reducción de la mortalidad en animales infectados letalmente cuando se exponen a β-glucanos [7, 8]

 

3.3 Tres estudios clínicos demostraron que el pretratamiento de pacientes quirúrgicos de alto riesgo con levadura β- (1,3; 1,6) -D-glucano intravenoso disminuyó la incidencia de infección, acortó la estancia en la unidad de cuidados intensivos y mejoró la supervivencia en comparación con una inyección de placebo de solución salina [9-11].

 

3.4 Además, en un estudio publicado en 2009 sobre los efectos inmunomoduladores de los β-glucanos derivados de la levadura contra el asma y otras enfermedades alérgicas en niños de 6 a 12 años, los investigadores notaron una reducción en las respuestas del asma en niños a los que se les administró β-glucanos. Esto mostró que los β-glucanos podrían usarse para el tratamiento de enfermedades alérgicas e inflamatorias [12].

 

Bibliografía:

[1] https://www.webmd.com/cholesterol-management/qa/whats-the-difference-between-good-and-bad-cholesterol

[2] L. Brown, B. Rosner, W. W. Willett, and F. M. Sacks, “Cholesterol-lowering effects of dietary fiber: a meta-analysis,” American Journal of Clinical Nutrition, vol. 69, no. 1, pp. 30–42, 1999.

[3] C. M. Ripsin, J. M. Keenan, D. R. Jacobs et al., “Oat products and lipid lowering: a meta-analysis,” Journal of the American Medical Association, vol. 267, no. 24, pp. 3317–3325, 1992.

[4] J. Hallfrisch and K. M. Behall, “Physiological responses of men and women to barley and oat extracts (nu-trimX). I. Breath hydrogen, methane, and gastrointestinal symptoms,” Cereal Chemistry, vol. 80, no. 1, pp. 76–79, 2003.

[5] P. J. Wood, “Cereal B-glucans in diet and health,” Journal of Cereal Science, vol. 46, pp. 230–238, 2007.

[6] V. Vetvicka, B. Dvorak, J. Vetvickova et al., “Orally administered marine (1 → 3)-β-d-glucan Phycarine stimulates both humoral and cellular immunity,” International Journal of Biological Macromolecules, vol. 40, no. 4, pp. 291–298, 2007.

[7] G. Hetland, N. Ohno, I. S. Aaberge, and M. Løvik, “Protective effect of β-glucan against systemic Streptococcus pneumoniae infection in mice,” FEMS Immunology and Medical Microbiology, vol. 27, no. 2, pp. 111–116, 2000. 

[8] S. Saegusa, M. Totsuka, S. Kaminogawa, and T. Hosoi, “Candida albicans and Saccharomyces cerevisiae induce interleukin-8 production from intestinal epithelial-like Caco-2 cells in the presence of butyric acid,” FEMS Immunology and Medical Microbiology, vol. 41, no. 3, pp. 227–235, 2004.

[9] T. J. Babineau, A. Hackford, A. Kenler et al., “A phase II multicenter, double-blind, randomized, placebo-controlled study of three dosages of an immunomodulator (PGG-glucan) in high-risk surgical patients,” Archives of Surgery, vol. 129, no. 11, pp. 1204–1210, 1994. 

[10] T. J. Babineau, P. Marcello, W. Swails, A. Kenler, B. Bistrian, and R. A. Forse, “Randomized phase I/II trial of a macrophage-specific immunomodulator (PGG-glucan) in high-risk surgical patients,” Annals of Surgery, vol. 220, no. 5, pp. 601–609, 1994.

[11] E. P. Dellinger, T. J. Babineau, P. Bleicher et al., “Effect of PGG-glucan on the rate of serious postoperative infection or death observed after high-risk gastrointestinal operations,” Archives of Surgery, vol. 134, no. 9, pp. 977–983, 1999.

[12] R. Nicolosi, S. J. Bell, B. R. Bistrian, I. Greenberg, R. A. Forse, and G. L. Blackburn, “Plasma lipid changes after supplementation with β-glucan fiber from yeast,” American Journal of Clinical Nutrition, vol. 70, no. 2, pp. 208–212, 1999. 

[13] A. M. Neyrinck, S. Possemiers, W. Verstraete, F. De Backer, P. D. Cani, and N. M. Delzenne, “Dietary modulation of clostridial cluster XIVa gut bacteria (Roseburia spp.) by chitin-glucan fiber improves host metabolic alterations induced by high-fat diet in mice,” Journal of Nutritional Biochemistry. In press. 

[14] M. Sierra, J. J. Garc´ıa, N. Fernandez et al., “Therapeutic ´ effects of psyllium in type 2 diabetic patients,” European Journal of Clinical Nutrition, vol. 56, no. 9, pp. 830–842, 2002. 

(15) Yang, B. K.; Park, J. B.; Song, C. H. Hypolipidemic effect of an exo-biopolymer produced from a submerged mycelial culture of Hericium erinaceus. Biosci., Biotechnol., Biochem. 2003, 67, 1292−1298.

[16] Y. Granfeldt, L. Nyberg, and I. Bjorck, “Muesli with 4 g ¨ oat β-glucans lowers glucose and insulin responses after a bread meal in healthy subjects,” European Journal of Clinical Nutrition, vol. 62, no. 5, pp. 600–607, 2008.

[17] I. Bjorck, H. Liljeberg, and E. ¨ Ostman, “Low glycaemic-index ¨ foods,” British Journal of Nutrition, vol. 83, no. 1, pp. S149– S155, 2000.

[18] R. Chandra and R. A. Liddle, “Cholecystokinin,” Current Opinion in Endocrinology, Diabetes and Obesity, vol. 14, no. 1, pp. 63–67, 2007.

19] E. J. Beck, S. M. Tosh, M. J. Batterham, L. C. Tapsell, and X. F. Huang, “Oat β-glucan increases postprandial cholecystokinin levels, decreases insulin response and extends subjective satiety in overweight subjects,” Molecular Nutrition and Food Research, vol. 53, no. 10, pp. 1343–1351, 2009.

[20] J. T. Braaten, P. J. Wood, F. W. Scott, K. D. Riedel, L. M. Poste, and M. W. Collins, “Oat gum lowers glucose and insulin after an oral glucose load,” American Journal of Clinical Nutrition, vol. 53, no. 6, pp. 1425–1430, 1991.

[21] L. Marciani, P. A. Gowland, R. C. Spiller et al., “Effect of meal viscosity and nutrients on satiety, intragastric dilution, and emptying assessed by MRI,” American Journal of Physiology, vol. 280, no. 6, pp. G1227–G1233, 2001.

[22] G. Darwiche, O. Bjorgell, and L. O. Alm ¨ er, “The addition of ´ locust bean gum but not water delayed the gastric emptying rate of a nutrient semisolid meal in healthy subjects,” BMC Gastroenterology, vol. 3, article 12, 2003.

[23] C. A. Edwards, I. T. Johnson, and N. W. Read, “Do viscous polysaccharides slow absorption by inhibiting diffusion or convection?” European Journal of Clinical Nutrition, vol. 42, no. 4, pp. 307–312, 1988.

[24] S. S. Abumweis, S. Jew, and N. P. Ames, “beta-glucan from barley and its lipid-lowering capacity: a meta-analysis of randomized, controlled trials,” European Journal of Clinical Nutrition, vol. 64, no. 12, pp. 1472–1480, 2010.

[25] Health Canada: Oat Products adn Blood Cholesterol Lowering, Summary of Assessment of a Health Claim about Oat Products and Blood Cholesterol Lowering, http://www.hc-sc .gc.ca/fn-an/alt formats/pdf/label-etiquet/claims-reclam/assess-evalu/oat avoine-eng.pdf

 



1 comentario


  • AcciliNerce

    online casino real money [url=http://onlinecasinouse.com/# ]online casinos [/url] casino games casino games http://onlinecasinouse.com/#


Deja un comentario